Aprender a escuchar a su pareja y mejorar su relación

Escuchar y escuchar es la clave de la felicidad conyugal.

¿No crees? Juzgue usted mismo.

¿Por qué la mayoría de las peleas y conflictos en la relación? De los malentendidos habituales.

Una mujer da vueltas en el espejo con un nuevo vestido rojo frente a un hombre:
– ¿Qué te parece?
– El negro se ajusta mejor.
– ¿Se ajusta mejor? ¿Quieres decir que soy gordo en esta? ¿Crees que estoy gordo?

En resumen: él se expresó mal, ella lo entendió mal y nadie llegó al fondo del asunto. El resultado es la falta de comunicación y el resentimiento. Un malentendido, otro, un tercero: los resentimientos se acumulan. Y por muy mágica que sea la relación, hasta el más bello cuento de hadas llega a su fin.
Para evitar que esto ocurra, no sólo hay que escuchar, sino también oír. Es decir, entender lo que dice y responder en consecuencia.

La buena noticia: puedes aprender a hacerlo. Tomaremos la sensibilidad de la armadura, la atención, el tacto – calidad femenina nativa. Y sigue algunos sencillos consejos:

  1. Escuche abierta y activamente. El camino al corazón de los hombres pasa por el ego, ¡y al ego le encanta la atención! Muestre un gran interés por lo que dice su hombre. Un buen conversador es, ante todo, un buen oyente.
  2. Profundiza. Intenta comprender por ti mismo por qué es tan importante para los hombres lo que dice. Sobre todo si el tema de conversación no es cercano a ti y no es interesante. Los motivos más populares: sentir su experiencia, sentirse importante, impresionar, causar aprobación. Así que la historia de la pesca del domingo entró en juego con nuevos colores.
  3. nivelar la negatividad. Deshazte del hábito de quejarte y de expresar tu insatisfacción en cualquier oportunidad: los hombres que conversan así huyen como del fuego. ¿Quién quiere iniciar otra conversación sabiendo que acabará en conflicto?
  4. Déjalo terminar. No interrumpir, mientras que él dijo: nadie le gusta. Un error típico durante una pelea: empezar a escuchar, precipitarse en un carrusel de especulaciones, sacar una conclusión y empezar a dar cuerda, interrogar, culpar. ¡Y el hombre ni siquiera tuvo tiempo de terminar la frase! De ahí la regla: si un hombre empieza a hablar, que hable hasta que quiera parar.
  5. ¿No está claro? Aclarar. Los hombres y las mujeres hablan idiomas diferentes. Para evitar malentendidos, haga preguntas aclaratorias. «Por lo que entiendo, quiere decir…», «eso significa que…», «entiendo correctamente que…».
  6. Empatizar. Deja que un hombre sienta que comprendes sus pensamientos y sentimientos. Te ayudan frases como «entiendo lo importante que es para ti…», «debe ser muy desagradable…», «¡simplemente brillas cuando hablas de ello!».
  7. Y lo más importante:

  8. Fomente las conversaciones. El mero hecho de hablar es valioso. Las parejas felices hablan, comparten, discuten. Las parejas infelices son silenciosas. Habla abiertamente de lo que te preocupa, pero no te olvides de la «zanahoria»: estimula una conversación interesante, agradable y útil. Y querrá compartir sus pensamientos con usted.
  9. Las dificultades de comunicación pueden surgir en cualquier etapa de la relación: tú te desarrollas y tu unión se desarrolla. Nunca es demasiado tarde para aprender a escuchar al otro. Utiliza estos consejos y siempre podrás encontrar un lenguaje común con tu ser querido. Mi propia experiencia lo demuestra: ¡funciona!